2 min.
image_pdfimage_print

Portada del libro que se podrá adquirir en breve y que promete emociones fuertes.

 

El próximo 24 de enero llegará a las librerías “las redes del caos”, obra del periodista Max Fisher que pone sobre la mesa, y a debate, la historia secreta de cómo las redes sociales empobrecen la mente y erosionan el mundo. El libro lo publica la editorial Península.

Sobre el libro

Un portentoso trabajo de investigación periodística que revela qué se esconde tras los likes y la aparente frivolidad de las redes socialesal tiempo que describe una sociedad peligrosamente a merced de unos gigantes tecnológicos que eluden cualquier principio ético ante la perspectiva del lucro.

En 2018, un grupo de investigadores descubrió que el algoritmo de YouTube podía identificar correctamente un vídeo de un niño semidesnudo y determinar que esa característica era el atractivo de la grabación, al tiempo que lo promocionaba entre usuarios que buscaban contenido pedófilo. En Facebook tardaron poco en darse cuenta de que los usuarios pasaban muchas más horas en su página cuando las informaciones que leían sobre vacunas eran alarmistas o conspirativas, con lo que no dudaron en promocionar ese tipo de publicaciones, en especial entre grupos de madres.

Las redes sociales son probablemente el mayor experimento colectivo de la humanidad y su influencia es mucho más profunda de lo que imaginamos. Nuestras mentes, hijos y democracias están a merced de una industria carente de toda ética cuyo único objetivo parece ser apropiarse de nuestro tiempo y atención.

Basándose en años de reportajes en todo el mundo, Max Fisher cuenta la historia de cómo Meta, Twitter, YouTube y otras redes sociales han explotado la fragilidad psicológica de sus usuarios para crear algoritmos que potencien la radicalización, el extremismo y la violencia. Todo ello con un único objetivo: maximizar sus beneficios y la cuenta de resultados de sus empresas.

Sobre el autor

Max Fisher es periodista y articulista de la sección de Internacional del New York Times. En este periódico escribe una columna titulada «The Interpreter» —en la que explica tendencias mundiales y grandes acontecimientos internacionales— y ha formado parte de un equipo que informa sobre las redes sociales y que fue finalista del Premio Pulitzer en 2019. Anteriormente, Fisher había trabajado para The Atlantic y The Washington Post cubriendo asuntos internacionales. Vive en Washington.